¿Qué es la energía solar y cómo aprovecharla?

May 19, 2020 | Energía

Por Mario Nureña | 5 minutos de lectura

¿Qué es la energía solar?

Imagen de Pixabay

Mario Nureña

Mario Nureña

Mario es Ingeniero Industrial especializado en Marketing. Escribe contenido estratégico que ayuda a las empresas a conectar con su público. Posee amplia experiencia en temas de iluminación profesional.

La energía solar es escalable, limpia y está basada en elementos abundantes en la naturaleza como el silicio y el aluminio.

Energía solar fotoeléctrica

El Sol como fuente natural de energía renovable

La biomasa vegetal o animal, el viento, el agua y el Sol son recursos naturales y fuentes casi inagotables de energía.

Además, tales recursos naturales tienen la capacidad de renovarse de forma ilimitada.

Es tal el poder de nuestro Astro Rey que tan solo una hora de emisión de energía es más que suficiente para abastecer las necesidades energéticas de la población mundial durante un año.  Fuente: National Geographic.

El Sol es luz, vida, calor y alegría.

Radiación solar pasiva

El objetivo de la radiación solar pasiva es aprovechar la misma en forma directa e inmediata sin transformarla en otro tipo de energía.

Así, a lo largo de la historia, las civilizaciones se dieron cuenta de su poder y desarrollaron formas de aprovechar la energía del Sol.

En consecuencia, el mejor y más simple ejemplo del aprovechamiento de la radiación solar está en la construcción de edificaciones.

Ciertamente, ventanas de casas y edificios son diseñadas por los arquitectos para tomar la luz de sol de la manera más eficiente posible.

También las paredes se construyen para mantener condiciones de bienestar en el interior de los ambientes, el objetivo es reducir el uso de equipos especiales para climatización.

Pero no son estas las únicas técnicas que se utilizan en construcción.

Lo más notable, es conocer como inciden los rayos solares durante las estaciones ya que sufren inclinaciones respecto al ángulo de incidencia.

Por ejemplo, se utilizan aleros en las paredes para interrumpir los rayos solares que caen casi de forma vertical sobre una ventana debido al acercamiento de la Tierra al Sol durante el verano.

En contraste, cuando la Tierra se inclina durante el invierno, los rayos solares inciden de forma diagonal en el alero ayudando a concentrar la energía calórica y transmitirla al interior.

Otras técnicas para concentrar calor y transmitirlo al interior por convección está en colocar invernaderos adosados a las fachadas donde se ubican las ventanas.

Por último, entre otras técnicas, se utilizan ladrillos tipo panel de abeja adosados a las fachadas que tendrán la función de actuar como concentradores de calor durante el invierno y como radiadores de calor durante el verano valiéndose del ángulo de incidencia de los rayos solares entre estaciones.

De energía solar a energía eléctrica

En este caso la energía solar es recibida a través de paneles compuestos por celdas fotovoltaicas que la transforman en energía eléctrica.

En consecuencia, la incidencia de luz solar provoca una diferencia de potencial eléctrico en cada célula fotoeléctrica que conforma el panel solar haciendo que los electrones se activen y generan electricidad.

Definitivamente, esta técnica es una gran alternativa al empleo de combustibles fósiles para generar energía.

El material más utilizado en los paneles fotovoltaicos es el silicio que se encuentra en abundancia en la naturaleza. Sin embargo, el proceso de transformar el silicio en células fotoeléctricas es un tanto costoso.

Los sistemas fotoeléctricos que aprovechan la luz solar varían desde pequeños sistemas en edificios hasta su aplicación en grandes centrales eléctricas.que producen miles de kilovatios.

Vigor solar como fuente de calor

En este caso mediante colectores solares se utiliza la radiación solar para generar calor en áreas de edificios o calentar agua almacenada como por ejemplo una piscina.

Inclusive se utiliza la energía solar hasta para crear ambientes más fríos aunque parezca contradictorio mediante un sistema de frío solar o refrigeración solar, tecnología que definitivamente es un desarrollo muy positivo en el uso de nuevas aplicaciones de energía renovable.

A diferencia de los paneles solares fotovoltaicos  y desde el punto de vista físico, los captadores solares térmicos utilizan los principios de la termodinámica para lograr la transformación de la energía solar en energía solar térmica.

Conclusiones

La ley de conservación de la energía afirma que esta no se crea ni se destruye, solo se transforma.

Nuestro Sol es fuente de energía inagotable, reutilizable y ecológica.

A finales de 2018, la energía solar fotovoltaica instalada en el mundo alcanzaba por primera vez  los 500 GW. Fuente: Energías Renovables.

Por tanto, debemos potenciar el uso de la energía solar para contribuir aún más al desarrollo sostenido del planeta.

Comparte esta publicación

Mario Nureña

Mario Nureña

Mario es Ingeniero Industrial especializado en Marketing. Escribe contenido estratégico que ayuda a las empresas a conectar con su público. Posee amplia experiencia en temas de iluminación profesional.

Share This